El legado del prestigioso publicista Horacio Diez en un original libro a un año de su muerte

El legado del prestigioso publicista Horacio Diez en un original libro a un año de su muerte

“LEGO, mi vida en la comunicación” condensa los más de 60 años de un ícono del sector, con un mensaje que dejó escrito para brindarle herramientas de formación a los futuros profesionales de la comunicación

Publicado en Infobae: https://www.infobae.com/tendencias/2021/08/18/el-legado-del-prestigioso-publicista-horacio-diez-en-un-original-libro-a-un-ano-de-su-muerte/

A un año del fallecimiento de uno de los Mad Men argentinos, Horacio Diez, reconocido publicista y comunicador argentino, se presentó “LEGO, mi vida en la comunicación”, libro póstumo que condensa los más de 60 años de un ícono del sector, con un mensaje que dejó escrito para brindarle herramientas en el camino de formación a los futuros profesionales de la comunicación.

Esta publicación representa para Infomedia, consultora de comunicación y asuntos públicos detrás de la iniciativa, una manera de homenajear a Horacio Diez en el primer aniversario de su partida. La organización busca que, por medio de estas páginas, más personas puedan seguir conociéndolo, recibiendo sus lúcidos consejos y atinadas advertencias y, sobre todas las cosas, que pueda seguir siendo la inmensa fuente de inspiración –profesional y personal– que supo ser hasta el último minuto.

Horacio Diez, argentino, publicista, nació el 30 de septiembre de 1944 y falleció el 17 de agosto de 2020 en la ciudad de Buenos Aires. Fue Director Asociado durante los últimos cinco años de su carrera profesional en Infomedia, donde condujo estrategias de comunicación corporativa para grandes empresas nacionales y multinacionales. Desde 2019, también, integró el Advisory Board de la consultora.

Antes, fue Presidente de Comunicaciones Integradas, consultora en estrategias de comunicación fundada junto a su hijo Gonzalo Diez; Socio y Presidente de Ogilvy & Mather Argentina; Presidente y Gerente Regional de J. Walter Thompson con base en Venezuela y Presidente de Walter Thomson Argentina con tan solo treinta y cuatro años.

La Fundación Golden Brain lo premió en 2009 en reconocimiento a los valores profesionales y humanos de quienes han dejado una huella en la publicidad argentina.

Horacio dictaba clases en maestrías de postgrado de diversas universidades. Era expositor en numerosos espacios del ámbito corporativo y social. Miembro de los Consejos Directivos de varias ONGs. Ha integrado el jurado del Festival de Cannes y de varios ciclos de Premios Clío.

Casado con Mirita Núñez, padre de siete varones y abuelo de once nietos, era un apasionado lector, cinéfilo y amante de la música. En todo aquello en lo que participaba, Horacio se destacaba por ser un promotor incansable de la apertura mental y de la creatividad. Quienes tuvieron la fortuna de tratarlo, lo recordarán por su temple y generosidad, su inteligencia clarividente y comprensión empática, sus sonrisas y memoria prodigiosa, con la que podía recordar números y nombres con absoluto rigor y precisión. Sin dudas, alguien que dejó una profunda huella como persona y un profesional inolvidable.

En este libro, que dejó escrito Horacio, se encontrarán con un mensaje -casi evangelizador- sobre “las diferentes posiciones y actitudes, las herramientas más útiles y rentables para la práctica de la profesión de la Comunicación que consiste en construir sentido sostenible en el futuro de otros”. Así lo definió el autor que no escatimó en compartir sus experiencias y aprendizajes del mundo de la publicidad y la comunicación corporativa a lo largo de tantos años de profesión.

Con un ritmo ágil pero a la vez profundo, propios de Horacio, esta publicación integra varios estilos en su redacción. Por momentos se presenta como hoja de ruta y manual de procedimientos, y en otras se transforma en diario íntimo y poesía. Todo confluye al servicio de la reflexión.

“Fueron lecciones apasionantes, ricas perspectivas para entender los diferentes campos de batalla, las culturas y, principalmente, nuestra necesidad continua de saber, de rodearse de lo bueno, de ser pequeños para disfrutar el escuchar y aprender y, también, grandes para poder compartirlo”, reza la publicación.

Se puede descargar el libro en la siguiente web. Para contar con la versión impresa contactar a: contacto@infomedia.consulting

Bancos en los tiempos de la gran transformación

Bancos en los tiempos de la gran transformación

Por Juan Iramain (*)

Publicado en revista Apertura, edición noviembre 2020.

“Somos una compañía de tecnología que presta servicios financieros”.  Al menos media docena de CEOs de bancos globales han repetido varias veces esa frase en la última década, expresando quizá más una intención que un hecho. Tenían sus razones: el valor de las acciones de las tecnologícas sube a un ritmo mayor que las de cualquier otra industria, la mayoría de los empleados más talentosos prefieren Silicon Valley a Wall Street y los públicos en general confían mucho más en Amazon, Microsoft o Apple que en cualquier banco. Basta mirar el Trust Barometer que Edelman publica cada año.

Los bancos tradicionales no son compañías de tecnología, ni en la Argentina ni en el resto del mundo. Al menos no todavía. Son entidades híper reguladas que prestan servicios financieros y van incorporando la tecnología al ritmo que lo permiten la lucidez de sus directivos, sus culturas corporativas y sus presupuestos. Puertas adentro, todos parecen saber que la transformación digital es el futuro. El desafío es ponerse en camino a pesar de los obstáculos.

Pero la transformación digital no es el único reto que enfrentan los bancos.

Sociólogos y estudiosos de mega tendencias coinciden en que las expectativas sociales vienen modificándose aceleradamente en los últimos años.

Multitudes pacíficas, o a veces embravecidas, han salido a las calles en todo el mundo a expresar su malestar por la falta de acceso a vivienda, salud, educación, transporte o bienes de consumo.  Y la pandemia de Covid no ha hecho más que agravar la irritación, de la que todavía no vimos sus expresiones más elocuentes. Los reclamos van contra los gobiernos, aunque también contra el sector privado. Los bancos, no hay dudas, son target.

No hay soluciones mágicas, pero si quizá vectores que ayudan a ponerse en el camino adecuado. Si aplican al mundo entero, cuanto más a la Argentina, donde todo parece magnificado por la profundidad de la crisis. Un esbozo podría ser:

  • Acelerar el cambio cultural interno. La inevitable transformación digital no es solo, ni principalmente, un cambio tecnológico. Es un cambio de mentalidad de todos los empleados, especialmente de los que tienen contacto con el cliente: respuestas rápidas (en segundos), soluciones creativas, seguimiento de resolución de problemas en tiempo real. La aspiración: que la experiencia del cliente sea equivalente a la que tiene con Amazon o Mercado Libre. Menos que eso, es mentalidad analógica, siglo 20. Ya no hay paciencia para eso.
  • Apoyar el ecosistema digital. La mayoría de los bancos no son nativos digitales. Si producen sus propias plataformas tecnológicas, las hacen caras y no del todo adecuadas a las expectativas del cliente. Nacen Viejas. Parece mejor asociarse con el mundo Fintech: financiar startups con capacidad de desarrollar soluciones creativas y eficientes, con modelos de revenue share. Hay más chances de satisfacer a los clientes y crecer en alianza con las Fintech que compitiendo con ellas. Si no puedes con tu enemigo, únete a él y que se convierta en tu socio.

“Un sistema financiero que entiende que los nuevos tiempos está repensando ya su rol para hacer viable la comunidad en la que opera. Su licencia social tiene otro precio”.

  • Fortalecer el ecosistema social. En el mundo, la vulnerabilidad del sector financiero incluye un cliente insatisfecho y un regulador poderoso. Temible combinación: el costo político de hostilizar a los bancos es casi nulo. Para colmo, la pandemia de Covid acentúa la desigualdad social y sensibiliza a todos los stakeholders. Un sistema financiero que entiende los nuevos tiempos está repasando ya su rol para hacer viable la comunidad en la que opera. Su licencia social tiene otro precio que hace un año: economía circular, economía regenerativa, modelos de financiamiento alternativos y un largo etcétera que todavía no se inventó. Mejor que las soluciones salgan de las usinas de los propios bancos y no de la imaginación de un legislador trasnochado.
  • Comunicar, comunicar, comunicar. El objetivo de inspirar confianza y lograr el apoyo de todos los stakeholders, especialmente de los clientes, solo es posible con buena comunicación. Ni poca ni mucha: buena. La adecuada, por los canales correctos, en el todo debido. En redes, en medios, directa, a través de terceros confiables, de múltiples modos. Pero, sobre todo, pertinente: hablar de lo que quiere saber el cliente, y para eso antes preguntarle que le interesa. No hay otra manera. No es lujo, es supervivencia: en tiempos desafiantes como los que vienen, mejor contar con aliados. Cuantos más, mejor.

Épocas apasionantes, con desafíos únicos. En unos años, muchos mirarán atrás y recordarán 2020 y los tiempos que le siguieron como los de la gran transformación. Algunos lamentarán que les faltó lucidez y coraje. Otros se felicitarán por haber liderado el cambio. <AP>

(*) Socio Director de INFOMEDIA, especialista en comunicación del sector financiero.